Descripción

Reseña del editor

Paul Kingsnorth fue en su día un activista comprometido de forma absoluta con la lucha por la naturaleza. Durante años, se enfrentó a la acción depredadora del desarrollo industrial, empeñado en ignorar la inminente crisis climática. Su motivación siempre fue el vínculo emocional, tan incuestionable como inexplicable, que siente con lo salvaje. Sin embargo, en las cuatro décadas que ha vivido (apenas un parpadeo en términos geológicos) ha visto cómo el ser humano destruía casi una tercera parte de la vida del planeta. Paralelamente, ha podido constatar cómo el movimiento ecologista, que en su origen ofrecía una cosmovisión contraria a la economía del crecimiento y la sociedad de consumo, caía en el bostezo abisal de la izquierda «progresista». Como consecuencia, buena parte del ecologismo se ha ido centrando en debatir cuáles son las tecnologías más «sostenibles» para mantener el nivel de confort que «necesitamos» los ricos del mundo ―nosotros―. Tal vez sólo era cuestión de tiempo que una sociedad utilitaria generara un ecologismo utilitario, que el capitalismo lo absorbiera como hizo con el resto de amenazas. Entonces Kingsnorth sintió que eso ya no le interesaba. No era capaz de utilizar el lenguaje de la ciencia sin su correspondiente poesía, de hacer politiqueo en los despachos sin tierra bajo las uñas, de hablar de salvar el planeta cuando en realidad se hablaba de salvar a la sociedad humana. Esta situación, unida a las incontrovertibles evidencias científicas del cambio climático, le llevó a buscar una perspectiva radicalmente distinta: la propuesta de una «ecología oscura» que reequilibre la relación del ser humano con la naturaleza y cambie el «activismo» por la «acción». Pero, también, que se reapropie y reescriba el relato del ecocidio que está teniendo lugar, pues la defensa de lo salvaje no depende de los números y las estadísticas, sino de las palabras y las historias.

Biografía del autor

Paul Kingsnorth nació en Worcester, Inglaterra, en 1972. Ha sido editor de la prestigiosa revista The Ecologist, de las publicaciones de Greenpeace y de la influyente web openDemocracy. Además, es cofundador del proyecto Dark Mountain, una red mundial de escritores, artistas y pensadores dedicados a confrontar «las historias que a nuestra sociedad le gusta contarse a sí misma, las historias que nos impiden ver claramente el alcance del cataclismo ecológico, social y cultural que ya está en marcha». Su primer libro, One No, Many Yeses: A Journey to the Heart of the Global Resistance Movement (2003), fue una memoria y una investigación centradas en el movimiento antiglobalización, del que formó parte, que se tradujo a seis lenguas y se publicó en trece países. Su primera novela, The Wake (2014), ganó el Premio Gordon Burn y fue nominada para el Premio MAN Booker, el Premio Folio y el Premio Goldsmith. También es autor de varios libros de no ficción (Real England: The Battle Against The Bland, 2008, Uncivilisation: The Dark Mountain Manifesto, 2009, y Savage Gods, 2019) y de poesía (Kidland and Other Poems, 2011, y Songs from the Blue River, 2018). Ha colaborado con medios como The Guardian, The Independent, Daily Telegraph, Daily Mail, Le Monde, BBC, The London Review of Books o Granta. Actualmente vive junto a su mujer y sus dos hijas en una remota zona rural en el oeste de Irlanda. Se fueron buscando libertad, autonomía y la presencia constante y cotidiana de la naturaleza. Allí compraron una pequeña casa y un pedazo de tierra baldía, agotada por el uso intensivo que se le dio durante decenios. Hoy en día es un bosque con más de quinientos fresnos y abedules.

Paul Kingsnorth fue en su día un activista comprometido de forma absoluta con la lucha por la naturaleza. Durante años, se enfrentó a la acción depredadora del desarrollo industrial, empeñado en ignorar la inminente crisis climática. Su motivación siempre fue el vínculo emocional, tan incuestionable como inexplicable, que siente con lo salvaje. Sin embargo, en las cuatro décadas que ha vivido (apenas un parpadeo en términos geológicos) ha visto cómo el ser humano destruía casi una tercera parte de la vida del planeta. Paralelamente, ha podido constatar cómo el movimiento ecologista, que en su origen ofrecía una cosmovisión contraria a la economía del crecimiento y la sociedad de consumo, caía en el bostezo abisal de la izquierda «progresista». Como consecuencia, buena parte del ecologismo se ha ido centrando en debatir cuáles son las tecnologías más «sostenibles» para mantener el nivel de confort que «necesitamos» los ricos del mundo ―nosotros―. Tal vez sólo era cuestión de tiempo que una sociedad utilitaria generara un ecologismo utilitario, que el capitalismo lo absorbiera como hizo con el resto de amenazas. Entonces Kingsnorth sintió que eso ya no le interesaba. No era capaz de utilizar el lenguaje de la ciencia sin su correspondiente poesía, de hacer politiqueo en los despachos sin tierra bajo las uñas, de hablar de salvar el planeta cuando en realidad se hablaba de salvar a la sociedad humana. Esta situación, unida a las incontrovertibles evidencias científicas del cambio climático, le llevó a buscar una perspectiva radicalmente distinta: la propuesta de una «ecología oscura» que reequilibre la relación del ser humano con la naturaleza y cambie el «activismo» por la «acción». Pero, también, que se reapropie y reescriba el relato del ecocidio que está teniendo lugar, pues la defensa de lo salvaje no depende de los números y las estadísticas, sino de las palabras y las historias.

Información adicional
Autor

Traductor

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Confesiones de un ecologista en rehabilitación”

Privacy Preference Center

¡Suscríbete por el futuro!

No te pierdas nada sobre el movimiento climático global.
Próximas huelgas, entrevistas, reuniones, campamentos climáticos, herramientas, consejos para huelgas, videos fotos.

x