El cambio climático ahora es la principal amenaza para las maravillas naturales