Naciones ricas acusadas de inflar las cifras de financiación de la adaptación climática

Japón calificó los préstamos para carreteras y puentes como financiación de «adaptación climática», mientras que el Banco Mundial contó el apoyo a Nepal para la reconstrucción tras un terremoto

Las naciones ricas han exagerado la cantidad de fondos que proporcionaron para ayudar a los países más pobres del mundo a hacer frente a los impactos del cambio climático como inundaciones y sequías, según un análisis de la organización benéfica Care International.

Una lectura atenta de 112 proyectos que representan el 13% de financiación de la adaptación mundial en 2013-17 encontró los 25 países donantes colectivamente sobreinformó la cantidad que apoya la adaptación climática en un 42%.

Bajo el proceso climático de la ONU, el mundo desarrollado se ha comprometido a movilizar $ 100 mil millones de financiamiento climático al año para 2020, con un equilibrio entre proyectos de mitigación (reducción de carbono) y adaptación. En el último recuento en 2018, entregaron $ 16.8 mil millones en financiación de la adaptación, según la OCDE, pero si persistieran los niveles de información excesiva, la cantidad real podría ser menos de $ 10 mil millones, dijo Care.

«Realmente muestra que los países ricos no están tan preocupados por cumplir con sus compromisos climáticos como deberían estar», dijo a Climate Home News John Nordbo, coautor del informe y asesor principal de defensa del clima de Care Denmark.

“Nos hemos hecho ricos contaminando la atmósfera y creando el problema climático. Intentamos engañar [developing countries] diciéndoles que proporcionamos más dinero del que realmente hacemos. Es una vergüenza ”, dijo.

El informe publicado el jueves señaló a Japón como uno de los mayores infractores, con una sobreinformación de 1.300 millones de dólares. “Etiquetó proyectos que no tienen nada que ver con la adaptación climática como financiamiento para la adaptación, como préstamos para proyectos de construcción de carreteras y puentes”, dijo Nordbo.

Exclusivo: Japón utiliza un fondo «ambiental» para financiar una planta de carbón vietnamita

El Banco Mundial sobreinformó los fondos para la adaptación en $ 832 millones. Etiquetó el 86% de los $ 328 millones gastados en un proyecto de realojamiento por terremoto en Nepal como financiamiento para la adaptación, cuando el proyecto respondía a un peligro geográfico no causado por el cambio climático.

Francia exageró su financiación para la adaptación en 104 millones de dólares. Declaró que $ 93 millones se destinaron a la adaptación climática como parte de un programa de fortalecimiento de la gobernanza local en Filipinas. Un análisis más detallado mostró que solo el 5% del presupuesto se destinó a la adaptación, señaló el informe.

El mes pasado el mundo los países más pobres llamaron a las naciones ricas para proporcionar más fondos para ayudarlos a adaptarse al cambio climático. El jefe de la ONU, Antonio Guterres, instó a los gobiernos donantes y los bancos de desarrollo a comprometerse a dirigir al menos el 50% de su financiamiento climático hacia la adaptación y la resiliencia antes de la Cop26 el próximo año.

“Hasta ahora, la adaptación representa solo el 20% del financiamiento climático, alcanzando solo $ 30 mil millones en promedio en 2017-2018”, dijo en la cumbre de ambición de Thimphu.

Este mes el Programa de la ONU para el Medio Ambiente advirtió que los costos anuales de adaptación en los países en desarrollo podrían alcanzar los $ 300 mil millones para 2030.

El informe Care se publicó antes de la Cumbre de Adaptación Climática de la ONU del 25 al 26 de enero, donde los líderes mundiales discutirán el fortalecimiento de las finanzas de adaptación antes de la Cop26 en noviembre.

«Espero que los gobiernos del Sur Global lo mencionen y que los donantes comiencen a poner más energía en hacer que sus sistemas sean confiables», dijo Nordbo.